Prioridades de la OTAN: ¿Qué se acordó en Chicago? PDF Imprimir E-mail
Martes, 22 de Mayo de 2012 23:57

RT

Finalizó la Cumbre de la OTAN en Chicago, en la que participaron 28 miembros de la Alianza y sus 13 aliados. Los temas claves del evento fueron la situación en Afganistán, el potencial militar de la Alianza -en particular la defensa antimisiles- y el reforzamiento de la colaboración en el marco de la Alianza.

El tema afgano

Las cuestiones claves de la cumbre se discutieron a puerta cerrada. La retirada de tropas de Afganistán fue el tema principal del evento, donde se trazó una estrategia común para la salida de los efectivos de suelo afgano después de más de una década  que duró la misión. Se acordó que ya el año siguiente la OTAN entrege el control de la seguridad en Afganistán a las fuerzas afganas, y antes de que finalice 2014 cesarán las acciones militares. Francia fue el único que anunció la salida de sus tropas antes del proceso de transición. Por su parte, España quedó comprometida con la misión de la OTAN.

Uno de los eventos principales de la reunión fue el encuentro de los presidentes de EE. UU., Barack Obama, y de Afganistán, Hamid Karzai. Según subrayó Obama, "ambos entendemos perfectamente qué penas le han tocado al pueblo afgano. En Afganistán sigue muriendo gente... No obstante, estamos seguros de que estamos en el camino justo”. En respuesta, Karzai agradeció a Obama por su ayuda a Afganistán, precisando que ahora la vida de muchos afganos ha mejorado sustancialmente.

El sistema antimisiles de la OTAN enredará a Europa

Otro tema importante de la Cumbre de Chicago fue la modernización de las fuerzas militares de la OTAN. Según muchos expertos, la campaña del año pasado en Libia desnudó el retraso notable de los ejércitos europeos en comparación con el estadounidense, debido a los recortes en gastos militares que ha tenido Europa durante muchos años. En el contexto de crisis financiera en Europa y de problemas presupuestarios de EE. UU., la OTAN pretende apostar por la ampliación de la colaboración dentro de la Alianza y el financiamiento común de las nuevas tecnologías.

Una de las prioridades en la colaboración militar es la defensa antimisiles, que fue el tercer tema clave de la cumbre. En particular, se presentó la declaración simbólica sobre el despliegue del radar antimisiles en Turquía.
En el mar Mediterráneo se desplegará el sistema de armas naval integrado estadounidense Aegis, cuyo control será entregado a Alemania.

En la segunda etapa, antes de que finalice el año 2016, se instalarán nuevos radares en Turquía y Bulgaria. Todo el sistema antimisiles será desplegado en cuatro etapas hasta el final del año 2020. Se instalarán varios elementos del sistema en el territorio de Polonia, Rumanía, Turquía, Países Bajos y España. Antes de la misma fecha, EE. UU. tiene previsto lanzar también el sistema satélite de seguimiento de misiles balísticos Precision Tracking Space System (PTSS) y el sistema aéreo de detección infrarroja Airborne Infrared (ABIR) que, según Washington, podrá seguir cientos de misiles al mismo tiempo.

 

Moscú manifestó su protesta decisiva contra este plan. A su vez la OTAN intentó persuadirla con garantías políticas de que el sistema de defensa antimisiles europeo no está dirigido contra Rusia.

Luz verde a la cooperación con Rusia, pero sin garantías jurídicas

"El sistema de defensa antimisiles que se está creando no está dirigido contra Rusia y no socava su potencial para la contención estratégica, por eso sigo creyendo que la defensa antimisiles puede ser esfera de colaboración con Rusia”, dijo el presidente de EE. UU., Barack Obama, en una rueda de prensa después de la cumbre.

La misma declaración figura en uno de los documentos concluyentes de la cumbre, aunque no se menciona nada sobre presentar garantías jurídicas a Moscú en este asunto. "Lamentando las declaraciones repetidas por parte de Rusia sobre las posibles acciones contra el sistema de defensa de misiles de la OTAN, damos la bienvenida a la voluntad de Moscú de continuar el diálogo con miras a llegar a un acuerdo sobre la futura cooperación en esta materia", destaca el documento.

El viceministro ruso de Exteriores, Serguei Riabkov, indicó que Rusia no necesita declaraciones políticas, sino un acuerdo jurídico que contenga los parámetros técnicos a partir de los cuales Rusia pueda evaluar el diseño del sistema antimisiles de la OTAN.